Indigestión en Navidad – ¿Cómo evitarla?

No muy buenoRegularBuenoMuy bueno¡Excelente! (2 votos: 4,50 de 5)
Cargando...
Lot of different food on the table

Lot of different food on the table

La indigestión, empacho o dispepsia, para los que gusten de un nombre más técnico, es ese malestar estomacal que normalmente se origina tras un “atracón” o la ingesta excesiva de alimentos.
Si bien es un problema muy habitual, sobre todo en esta época del año cargada de celebraciones, carece de gravedad en la mayoría de los casos y revierte al cabo de unos días.

A pesar de que no es un problema serio de salud, a más de una persona les estropeara las fiestas debido a las múltiples molestias que ocasiona. ¿Una pena verdad? Un momento que debiera ser para disfrutarlo en compañía de nuestros seres queridos, que se vea truncado por culpa de los excesos…

¿Qué causa la indigestión?

  • Ingesta excesiva de alimentos
  • Comer demasiado rápido
  • Alimentos muy grasos, frituras, alimentos picantes o muy condimentados.
  • Consumo desmesurado de alcohol
  • Bebidas con elevado contenido de cafeína.
  • Fumar
  • Alteraciones emocionales como el estrés o ansiedad.

¿Cuáles son los principales síntomas de la indigestión?

Entre los síntomas más frecuentes, la acidez estomacal es la que se lleva la palma. La ingesta excesiva de alimentos en un corto periodo de tiempo, junto con el consumo descontrolado de alcohol, provoca que nuestro estomago genere más ácido. Este aumento de acido irrita la mucosa gástrica y como resultado nos deja esa sensación de ardor en el estómago.

Otros síntomas característicos de la indigestión son las nauseas, vómitos, flatulencias, pesadez, distensión abdominal, pérdida de apetito, fatiga y dolor en la parte superior del abdomen.

Otros síntomas que pueden indicar un cuadro más grave son:

Ictericia; fenómeno en el cual la piel y esclerótica (parte blanca del ojo) se tornan de color amarillo.
Fiebre: Indicaría que hay un proceso infeccioso
Dolor abdominal intenso y de inicio súbito: Cuando hay alguna alteración hepática o biliar, es típico un dolor muy intenso en la parte superior derecha del abdomen, justo por debajo de la parrilla costal.
Vómitos y diarrea, acompañados o no de fiebre, que perduran durante varios días.

¿Qué debemos hacer cuando padecemos una indigestión?

Lo primero es dejar reposar al estomago. Ya ha tenido que trabajar demasiado y necesita de unas cuantas horas de ayuno (al menos 6h) para recuperarse. Una vez que las molestias comienzan a remitir, debemos comenzar con una dieta blanda, de fácil masticación y pobre en grasas.
Son recomendables los caldos vegetales, con arroz hervido o pasta de sopa. Durante los siguientes días, puedes ir introduciendo alimentos más consistentes como pollo, pescado, pero siempre procurando que sean carnes magras y que su cocción sea al vapor, hervida o a la plancha. Es decir, utilizando la mínima cantidad de grasa posible. Recuerda que la grasa es indigesta!
Como postre en este tipo de dietas, las manzanas o peras al horno son sin duda de las mejores opciones.
¡Hidrátate bien!, sobre todo si has vomitado o has tenido diarreas. Toda el agua, glucosa y electrolitos perdidos debes recuperarlos.
Descansa! Dormir te ayudara a que el malestar desaparezca en menos tiempo.
Algunos medicamentos como la ranitidina, omeprazol , almagato, suelen ser muy eficaces para contrarrestar la acidez estomacal, mientras que la domperidona , metoclopramida (primperan®) te ayudaran si tienes nauseas o vómitos.
Si la indigestión se acompaña de diarrea puedes intentar cortarla o bien con una dieta astringente, o a través de fármacos antidiarreicos como la loperamida (fortasec®), cuyo efecto será más rápido.
En el caso que presentes diarrea acompañada de fiebre, no se recomienda usar antidiarreicos y debes acudir al médico.

¿Cómo evitar la indigestión?

Creo que con todo lo que hemos hablado, te abras dado cuenta de todas aquellas cosas que es necesario evitar para no sufrir un empacho.
De todas maneras, ya puestos… no está de más hacer una lista con las medidas preventivas más importantes:

  • Evita las comidas copiosas. Si tienes previsto varias comidas ya sea de empresa, con la familia, luego con amigos,…etc, no te pegues atracones en cada una de las celebraciones.
  • Disfruta de la comida! Ya sé que han dicho que en el 2012 se acababa el mundo, pero si has podido leer esto, es que afortunadamente no ha sucedido. Ahora come lentamente y mastica bien tus alimentos. Ese simple gesto, favorece la digestión.
  • En las fiestas, brindar con esas personas que día a día están a tu lado, es casi un compromiso obligado, pero no necesitas beberte hasta el agua de los floreros para pasártelo en grande. Tu estomago te lo agradecerá al otro día.
  • Si las comidas son sobre todo por la noche, recuerda que la digestión de los alimentos es aún más lenta. Deja pasar al menos dos horas entre que cenas y te vas a dormir.
  • Descansa. Unas cuentas horas de sueño reparador te sentaras de maravilla, para poder afrontar con buena cara y mejor estómago los compromisos del siguiente día.

Espero que el post te sea de utilidad y dado que cuando lo leas, ya estaremos en el 2013…te deseo lo mejor para este nuevo año que ha comenzado!!

Acerca de Jorge Cabeza

Soy diplomado universitario en enfermería y especialista en dietética y nutrición. Actualmente ejerzo como enfermero de urgencias y UCI en Barcelona.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

smartsalus-medicina-privada-precio
Scroll To Top
shared on wplocker.com